De esta manera fortalecen la continuidad de atención en controles prenatales, emergencias obstétricas, parto y puerperio.

Desde que se desató la pandemia por COVID-19 muchas cosas cambiaron y se vieron afectadas, entre ellas, la atención materna. Muchas mujeres no asisten a sus controles por miedo a contraer el virus. Además, el personal de salud encargado de atender se ve expuesto.

En ese sentido, el Ministerio de Salud recibió del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) insumos de protección para médicos, médicas y parteras, que contribuyen a mejorar las condiciones de seguridad y a bajar los niveles de estrés en los partos atendidos en tiempos de pandemia. Esto, con la intención de proteger a los profesionales que trabajan en salud materna, en especial en controles prenatales, emergencias obstétricas, parto y puerperio, y así superar la falta de asistencia por parte de las madres gestantes a las consultas.

Sandra Recalde, quien está a cargo de la Dirección de Obstetricia del Ministerio de Salud, indicó que la experiencia que están viviendo cientos de obstetras que atienden partos en nuestro país, a pesar de ser uno de los países menos afectados en la región por el contagio, es con una sensación de miedo. Mencionó que en medio de la pandemia, las salas de parto de todo el mundo se han convertido en escenarios donde se mezclan dos sentimientos.

Batas, mascarillas N95 y quirúrgicas, protectores oculares, guantes de nitrito, gorros quirúrgicos, cubre zapatos impermeables entregaron a Salud. Foto: Gentileza.

“Por un lado, el temor ante los riesgos del contagio durante el procedimiento obstétrico, que sin duda requiere un contacto directo, y por el otro, ese sentimiento de amor y emoción que tiene la madre de conocer a su bebé. Todo ese momento sagrado está unido por el contacto entre el personal médico y la paciente. Con el contexto del virus, la zozobra ha aumentado en un campo donde aún no se cuenta con todos los lineamientos de atención o evidencia científica para evaluar el riesgo”, sostuvo.

Manifestó además que el el mantenimiento de la distancia se impone, como también el desafío de que aumenten los indicadores de parto por cesárea, por lo que es necesario que los profesionales cuenten con equipos de protección adecuados.

Disminución de consultas

Debido a las medidas de aislamiento social para evitar los contagios por COVID-19, las consultas prenatales y los servicios de planificación familiar han disminuido notablemente en Paraguay, según lo indicado por la directora general de Programas de Salud del Ministerio de Salud, Patricia Veiluva.

Mencionó que gran cantidad de las pacientes embarazadas han dejado de asistir a consultas de atención prenatal por temor al contagio en los centros de atención. “Además, el personal médico se ha reducido, dado que muchos profesionales de salud fueron a confinamiento por ser mayores de 60 años y las visitas domiciliarias de agentes comunitarios fueron suspendidas al inicio de la cuarentena”.

Control prenatal se vio disminuido por miedo a contraer el virus. Foto archivo: Gentileza.

Estrategias de atención a embarazadas

Para responder a esta problemática, ambas funcionarias del Ministerio de Salud explican que se implementaron varias estrategias rápidas en redes sociales, plataformas virtuales y mensajería telefónica para dar seguimiento a las usuarias de los servicios. En otros casos, se realizaron videoconferencias con distintos lugares del país y visitas supervisadas a cada uno de los hospitales para asegurarse de que la atención cumpliera con las medidas de bioseguridad requeridas.

Sobre todo, se busca hacer compatibles una atención con calidad y calidez humana con las medidas actuales de protección.

Foto archivo: Agustín Acosta.

Insumos donados

La donación incluye batas, mascarillas N95, mascarillas quirúrgicas, protectores oculares, guantes de nitrilio, gorros quirúrgicos y cubiertas impermeables para zapatos, serán distribuidos en los hospitales de San Lorenzo, San Pablo, así como en los de las regiones sanitarias de los departamentos de Concepción, Alto Paraná, Cordillera, Guairá, Caaguazú, Boquerón y San Pedro, lugares claves de la atención en salud en nuestro país.

Explicaron que los insumos también están dirigidos a la planificación familiar y a la atención de adolescentes en servicios dependientes de las regiones priorizadas en la Movilización Nacional por la Reducción de la Mortalidad Materna, Fetal y Neonatal, la que el Fondo de Población integra junto con otros actores.

La entrega del UNFPA fue recibida por la Dirección General de Insumos Estratégicos en Salud y es un apoyo a los sistemas de salud y a la continuidad de los servicios esenciales, así como una contribución a la respuesta al COVID-19.

“Nuestra respuesta se ha centrado en apoyar la prevención y control de la infección, así como la continuidad de los servicios de salud sexual y reproductiva. Lo hemos hecho a través de la donación de equipos de protección personal, capacitaciones técnicas y el fortalecimiento del Centro de Operaciones de Emergencias del Ministerio de Salud, juntamente con OPS/OMS, así como con adquisición de insumos”, afirmó Rocío Galiano Marés, representante nacional del UNFPA.

Agregó además que la agencia también ha aportado kits de higiene a adolescentes y cuidadores de centros de acogida para adolescentes. “Apoyamos al Ministerio de la Mujer y al Ministerio de la Niñez y la Adolescencia en sus canales de atención y respuesta a casos de violencia a través de acciones directas e iniciativas interagenciales”, refirió.

FUENTE: LA NACIÓN

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *