Raúl Brítez, el hijo de la destacada artesana Rosa Brítez (1941-2017), sigue consolidando el legado de su madre, con creaciones propias que mantienen el estilo con el peculiar sello familiar.

Figuras costumbristas. Las chismosas tomando tereré.

Sergio Raúl Quintana Brítez, más conocido como Raúl Brítez, es el hijo de la famosa artesana Rosa Brítez, fallecida en el 2017. Raúl sigue el legado de su madre con todas las letras, al tiempo de marcar su propio estilo.

Empezó a trabajar en forma profesional desde los 11 años, moldeando el barro natural negro, extraído directamente de la tierra. “Mamá nos hacía sentar a su lado y nos daba el barro para jugar, podíamos hacer lo que queríamos como si fuera plastilina. Nos enseñaba a moldear figuras de animalitos, como cocodrilos, caballos, vaquitas, etc.”, recuerda el artesano.

Rosa Brítez es reconocida internacionalmente como la Ceramista de América y viajó por diferentes países mostrando su arte. “Lo que me impulsa a seguir con el legado de mi madre es el orgullo que siento por ella, porque conozco su historia desde su niñez, fue una artesana sacrificada y llevó en alto la bandera paraguaya”, destaca Raúl, de 45 años.

CREATIVIDAD. A sus obras de arte, Raúl Brítez le agrega diseños de ñandutí en relieve, ao po’i, flores de mburucuyá, pasionaria y jazmín. “Las figuras costumbristas trato de hacer lo más original posible; busco lo diferente, y eso gusta mucho; los detalles le llegan al público”, comenta Brítez, quien tiene su taller en su casa ubicada en Itá.

Unas de sus creaciones más solicitadas son las Mamitas, con diseño de ao po’i, flor de mburucuyá, corazoncitos y las mamitas personalizadas como para regalos. También está la Mamá ángel, en homenaje a las madres que ya partieron. “Ahora veo que otros artesanos están empezando a copiar mis obras, especialmente las mamitas, lo que revela su valor. Aunque no les va a salir igual porque mi estilo es único y eso los clientes ya lo pueden identificar”, comenta.

EN LA LUCHA. Según la experiencia del alfarero, uno de los mayores obstáculos para los artesanos es la falta de oportunidades para ubicar sus productos, así como la falta de capital propio para trabajar el barro, pues la compra de materia prima exige una gran inversión. Esto se acentuó con la pandemia, pues se cerraron las ferias, los cursos y talleres.

“Solo queda trabajar aisladamente y nos ingeniamos. En mi caso, mi hijo me ayuda en el campo de la tecnología, y así utilizo las redes sociales para mostrar mis productos y vender”, explica Raúl Brítez.

El artesano cuenta que en sus creaciones utiliza herramientas tradicionales, como pedazos de tacuara, la cabeza de la cuchara y los palitos para hacer la parte decorativa; así también hoja de naranja, agua y barro.

En la familia, además de Sergio Raúl, otros tres hermanos continúan con el arte de doña Rosa, ellos son Natalia, Graciela y Alain Quintana Brítez.



Para saber
Artesano: Sergio Raúl Quintana Brítez (Raúl Brítez).

Edad: 45 años.

Ciudad: Itá.

Hijo de: Rosa Brítez, la Ceramista de América.

Materia prima: Barro natural negro.

Materiales: Pedazos de tacuara, la cabeza de la cuchara y los palitos para hacer la parte decorativa, la hoja de naranja, agua y el barro.

Creaciones: Entre las más conocidas están las Mamitas, la Mamá ángel, Las chismosas y otras.

FUENTE: ULTIMA HORA

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *