El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió este jueves a cargar duramente contra las medidas de aislamiento social en el día en que el país superó la marca de los 400.000 fallecidos por el Covid-19, en apenas catorce meses de pandemia.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro anuncia que tiene coronavirus

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó en su transmisión semanal por redes sociales que las políticas de «cerrar todo», «quedarse en casa» y el «aislamiento» generan desempleo y van a llevar a la ciudades «a la miseria».

«El Gobierno federal no cerró el comercio ni habló de que todo el mundo tenía que quedarse en casa», manifestó el mandatario visiblemente irritado, en alusión a las restricciones impuestas por los gobiernos regionales y municipales para contener el virus, que él condena.

El líder ultraderechista lamentó las muertes provocadas por el nuevo coronavirus en el país, incluso dijo que la cifra es «enorme», pero llamó a la población a «enfrentarlo» porque «infelizmente» no va a desaparecer.

«No se irá desgraciadamente, vamos a tener que convivir con el virus, porque cada vez está cambiando más», expresó.

«Espero que no haya una tercera ola; pedimos a Dios para que no la haya, pero tenemos que enfrentarlo porque si continúa la política de lockdown, de quedarse en casa, va a llevar a las ciudades a la miseria», añadió.

Bolsonaro ha minimizado la peligrosidad del SARS-CoV-2 desde el inicio de la emergencia sanitaria, ha censurado el uso de mascarilla, ha promovido fármacos sin la validez científica contra el Covid-19, como la cloroquina, y hasta llegó a poner en duda la eficacia de las vacunas.

La gestión de la pandemia de su Gobierno, de hecho, ha comenzado a ser investigada en una comisión creada ad hoc en el Senado con la misión de averiguar posibles «omisiones» en el manejo de la crisis.

No obstante, Bolsonaro dijo hoy que su gabinete «continúa trabajando a todo vapor» y aseguró no estar «preocupado» con las posibles consecuencias de dicha comisión, que ya ha llamado a declarar al ministro de Salud, Marcelo Queiroga, y a sus tres antecesores en el cargo.

Brasil superó este jueves la barrera de las 400.000 muertes relacionadas con el coronavirus, lo que confirma al país como el segundo del mundo con mayor número de decesos por la enfermedad, solo por detrás de Estados Unidos.

Este jueves, las autoridades sanitarias añadieron otros 3.001 decesos contabilizados en las últimas 24 horas, mientras que la cifra de infectados se elevó hasta rozar los 14,6 millones, con 69.389 nuevos positivos en un solo un día.

FUENTE: ULTIMA HORA

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *