Una médica de Nueva York alertó sobre la gravedad del coronavirus: “Se nos está viniendo el cielo encima”

He tenido conversaciones difíciles esta semana: “Mírame a los ojos”, le dije a mi vecina Karen, que parecía como si su mente se estuviera sumergiendo en una espiral hacia un lugar muy oscuro. “Te hago esta promesa personal: no dejaré que tus hijos mueran por esta enfermedad”, y me tragué el nudo que tenía en la garganta.

Hoy, en el hospital donde trabajo, uno de los más grandes en la ciudad de Nueva York, los casos de Covid-19 continúan aumentando, y hay un movimiento para redistribuir la mayor cantidad posible de trabajadores de la salud a las salas de emergencias, las nuevas “clínicas para la fiebre” y los servicios de emergencias. Se está convirtiendo en un escenario de manos sanas para todos.

Estamos viviendo una crisis mundial de salud pública que se mueve a una velocidad y escala nunca vistas por generaciones vivientes. Las grietas en nuestros sistemas médicos y financieros se están abriendo como una herida cortante. No importa cómo se desarrolle esto, la vida siempre será diferente para todos nosotros.

En la primera línea, los pacientes están haciendo fila afuera de nuestras salas de emergencias y de las clínicas buscándonos para que les demos respuestas, pero tenemos pocas. Apenas hasta el viernes fue que las pruebas para el coronavirus estuvieron disponibles con facilidad en Nueva York, pero aún son extremadamente limitadas.

COMPARTIR

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*