Hoja del mamón, antioxidante natural que aportaría al aumento de plaquetas en pacientes con dengue

Las alternativas para combatir los embates del dengue apuntan también a productos naturales, la efectividad del consumo de la extracción de la hoja de mamón no está totalmente descartado en la recuperación de plaquetas en los pacientes con la enfermedad, según la Sociedad Paraguaya de Infectología.

Los efectos inmunomoduladores y antioxidantes del extracto de la hoja de mamón se encuentra en la literatura médica debido a la presencia de flavonoides, alcaloides, enzima y minerales y según una revisión sistemática y meta análisis concluyó que puede considerarse como un posible candidato para aumentar el recuento de plaquetas en pacientes con dengue, incluye en un comunicado la Sociedad Paraguay de Infectología.

Aclara que se requiere de ensayos clínicos de alta calidad antes de de que se tome una decisión relacionada con su uso.

Señala que el dengue es una enfermedad viral producida por el virus del género Flavivirus y que existen cuatro serotipos siendo el principal factor de riesgo el desarrollo de dengue grave como: shock por dengue, dengue hemorrágico, daño orgánico grave en hígado, corazón, sistema nervioso central siendo estas la exposición a la infección de un paciente con antecedente de dengue.

Tampoco existe un tratamiento antiviral específico para la enfermedad y es por ello que se recomienda tratamiento sintomático luego de excluir otras causas de las infecciones.

Medicación excesiva

Sobre la medicación en casos de dengue, la sociedad indica que la mayoría de los medicamentos si son consumidos en exceso llevan consigo riesgo de efectos tóxicos. La dosis máxima diaria de paracetamol es 4 gramos habitualmente se indica 500 miligramos cada 6 horas.

El MSP no recomienda el uso rutinario de dipirona y sí puede considerarse su uso si existe antecedente de convulsiones febriles, extremo disconfort a causa de la fiebre o si el médico lo considere necesario.

Están contraindicados el ácido acetilsalicílico, diclofenac, naproxeno, esteroides.

La fiebre no es signo de alarma

La fase crítica del dengue se inicia con la desaparición de la fiebre y ocurre entre el tercer y quinto día de la enfermedad y existe la posibilidad de aparición de signos de alarma en los casos de dengue grave.

Se recomienda consultar de forma urgente ante la aparición de signos de alarma como: dolor abdominal intenso y continuo, sangrado activo de mucosas o hemorragias espontáneas, vómitos persistentes, acumulación clínica de líquidos, cambio de fiebre a hipotermia con sudoración profusa, postración o lipotimia.

El paciente también puede manifestar cambios en el estado mental como letargia e intranquilidad, dolor de pecho y otros.

Finalmente, insisten en la importancia de la eliminación de criaderos del vector transmisor de la enfermedad como una responsabilidad colectiva así como el uso de repelentes, mosquitero, ropas con mangas largas y pantalones para evitar la picadura del mosquito.

COMPARTIR

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*