Una pasajera tatáre armó lío en avión

Ahora, la joven fue sentenciada a dos años de prisión por el Tribunal de la Corona de Chelmsford después de declararse culpable de poner en peligro la seguridad del avión y agredir al miembro de la tripulación de cabina Charley Coombe.

La mujer de 26 años fue reducida por varios pasajeros y empleados de la aerolínea. “Pensé que nos iba a matar a todos”, dijo un testigo.

Todo ocurrió a 9 mil metros de altura cuando la joven británica atacó a la tripulación y debió ser reducida a la fuerza por varios pasajeros. Este miércoles se definió la sentencia que tendrá que pagar por su inexplicable accionar que incluyó golpes y gritos.

COMPARTIR

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*